- ÚTILES >> TUTORIALES >> RED EN CASA
 
Programación | Enlaces | Tutoriales | Shareware | Freeware | Mensajes a Móviles
 
 
Compra Venta Alquiler en Burgos | Bolsa de Empleo en Burgos | Formación-Clases Particulares
 
 
Oposiciones Subvenciones Becas Cursos
 
 

 

- COMO MONTAR UNA RED PARA JUEGOS EN CASA -

Jugar en Internet es divertido, no cabe duda, pero suele presentar dos problemas típicos. El primero es el conocido y temido lag, que hace que los movimientos tarden en ejecutarse debido al tiempo que tarda la información en moverse de una PC a la otra; el segundo es que la mayoría de las veces los enemigos son sólo eso, nombres sin cara alrededor del mundo.

Sabemos que es mucho más satisfactorio hacer morder el polvo de la derrota a un amigo cercano que a un desconocido. Si tenés más de una computadora disponible en tu casa la solución está en tus manos: LAN.

Una LAN (Local Area Network) es simplemente una red local entre dos o más computadoras que no tiene por qué pasar por Internet. La información va directamente de una PC a la otra sin tener que dar ochocientas cincuenta vueltas al mundo, tomar un desvío en Tokio y perder dos paquetes en Moscú como lo hace en Internet. Para armar tu propia red para jugar sin problemas sólo necesitarás los siguientes elementos:

  • 2 computadoras
  • 2 placas de red o NIC (Network Interface Card)
  • 2 cables Categoría 5 RJ-45
  • 1 HUB

Es obvio que las 2 computadoras tienen que ser más o menos buenas si piensas utilizarlas para jugar los juegos de hoy en día (Quake 3 y Unreal Tournament por ejemplo). Ambas PC deben tener un slot PCI o ISA libres para agregar la placa de red.

Las placas de red pueden venir en dos sabores distintos vainilla 10baseT o chocolate 100baseT (no le pidas vainilla o chocolate a tu vendedor de hardware o vas a quedar como un tonto). La diferencia está en la velocidad de transmisión:10 Mbps la 10baseT y 100 Mbps la otra. Como 10 Mbps son más que suficientes para cualquier juego sugerimos la 10baseT pero si querés asegurarte velocidad para otras aplicaciones la 100baseT no es una mala elección (aunque un poco más cara).

Las placas 10baseT se consiguen por $25 y arriba, pero una de alrededor de $35 es suficiente para una red casera. Las más caras suelen traer características especiales para administradores de redes más grandes que son inútiles para los jugadores. La marca de las placas de red no es importante y ambas pueden ser de marcas diferentes ya que todas son compatibles entre sí.

Los cables Categoría 5 RJ-45 son conocidos también como “cables cruzados” y uno de ellos debe ser al menos tan largo como la distancia que separa ambas computadoras. A pesar de su complicado nombre estos cables se ven bastante sencillos, son muy parecidos a los cables de teléfono sólo que un poco más grandes.

El HUB no es estrictamente necesario pero siempre es bueno tenerlo por si querés conectar más computadoras a la red. Además se puede usar para mantener una conexión con Internet con ambas computadoras. Su precio es de alrededor de $50 y también viene en los mismos dos sabores de las placas: vainilla 10baseT o chocolate 100baseT y un tercer sabor combinado que puede usar las dos.

Si tenés más de dos computadoras o más adelante querés agregar otras a tu red casera lo único que necesitarás será otro cable RJ-45 y una placa de red.

Una vez que está todo listo lo primero es desenchufar la PC y destornillar las tapas para insertar las placas en algún slot vacío. Recordá que siempre conviene tener un cable a tierra para evitar que la electricidad estática arruine la máquina. La manera de evitar daños más fácil es tocar la tapa de la PC con la punta del destornillador antes de trabajar, o conseguir una pulsera que sirve para este propósito que se vende en la mayoría de las casas de hardware.

Después de encajar la placa con gentileza pero firmemente y tratando de que el motherboard emita la menor cantidad de “cracks” posibles, se cierra la tapa de la PC y ¡Voilá! Ya está lista la parte de hardware (No atornilleis la tapa hasta que hayan iniciado Windows y todo funcione correctamente: instalar nuevo hardware suele derivar en que algo se afloje dentro de la PC y es seguro que si la cierras algo no va a andar). Bueno, en realidad falta unir los cables desde las placas al HUB y chequear que quede bien conectado.

Ahora viene la parte de software. Para instalar la red vas a necesitar tu CD de Windows 9.x a mano, así que si lo prestaste o ya no lo tenés éste es el momento de arrepentirte. Una vez que Windows se haya dignado a reconocer la flamante placa de red (si es que lo hizo, sino habrá que ir al Panel de Control y elegir “Agregar Nuevo Hardware”) tenés que ir al panel de control a la parte de “Redes” (o “Network”). Allí encontrarás un campo llamado “Identificación” que hay que llenar. En el nombre de la computadora se elige el que más te guste para cada máquina, asegurándote de recordar que nombre le pusiste a cada una (sobre todo si tenés más de dos. Ambas computadoras deben estar bajo el mismo Grupo de Trabajo para poder comunicarse entre sí fácilmente, este grupo debe llevar el mismo nombre en todas las máquinas.

El último campo es “Descripción de la PC” y no sirve para mucho, pero se puede llenar con lo que se te ocurra.

Ahora tendrás que elegir “Configuración” en la solapa dentro de la misma ventana. Aquí verás una lista de servicios y placas de red, módems, etc. Normalmente Windows instala automáticamente el “Cliente para Redes Microsoft”, “Cliente para Redes Netware” y “Family Logon” Si tu red es exclusiva para jugar podés deshacerte de “Family Logon” y “Clientes para Redes Netware” sin problemas.

Ahora debés fíjarte si tenés los protocolos TCP/IP e IPX instalados. Estos son los dos protocolos utilizados por la mayoría de los juegos (hoy en día TCP/IP domina el mercado). Si no los ves ve a “Agregar”, “Protocolo” y agrega el primero. Windows te pedirá el CD y después de un rato se reiniciará. Repetí los pasos e instala el segundo protocolo.

Windows asigna una dirección de I.P. automáticamente a cada máquina. Si por alguna razón querés tener un I.P. en especial podés cambiar esto haciendo doble clic sobre el protocolo TCP/IP dentro del panel de control de redes y especificando la dirección que desees. Tené en cuenta que ambas máquinas deben tener direcciones I.P. diferentes y que el “Puerto de Salida” debe ser igual a tu I.P. pero terminar en 1 (Ej. si tu I.P. es 10.00.00.59 tu “Puerto de Salida” será 10.00.00.1) Además debés elegir una “Máscara de Sub-Red”. Normalmente se utiliza 255.255.255.0.

Una vez reconfigurado esto, Windows reiniciará una vez más. Recordá que es más fácil dejar que Windows se encargue de tu I.P. automáticamente y que sólo debes cambiarla si tienes alguna razón en especial.

Éste es un buen momento para instalar “Compartir archivos e impresora para redes Microsoft” que como su nombre bien lo indica permite que ambas computadoras compartan archivos e impresoras. Esto se encuentra en “Agregar”, “Protocolos” y posiblemente tengas que reiniciar la máquina una vez más. Para compartir archivos basta con presionar el botón derecho del mouse sobre una carpeta y elegir “Compartir”.

Una vez terminado el tedioso proceso hacé doble clic sobre el ícono de la placa de red y aseguráte de que los protocolos estén unidos a ella. En teoría si esto es así la red ya está completa y debe estar funcionando. Andá a Mi vecindario (Network Neighborhood) y si todo está bien tendría que aparecer un ícono diciendo “Toda la Red” y los dos nombres de las computadoras. A veces esto tarda un rato (unos 10 a 20 segundos) así que tené paciencia.

Si tenés Windows 98 SE ya podés compartir además una conexión a Internet. Sino podés usar programas como el Wingate o el Sygate para hacerlo.

Con esto la red está lista y ya podés dedicar tus mañanas, tardes y noches a destrozarte con tus amigos en un sano ambiente libre de lag. ¡Que la disfrutes!

[Nota: Esta es sólo una de las tantas formas de armar una red. Tengan en cuenta que existen otras opciones].